Síguenos en Facebook Síguenos en Youtube Suscribete y recibe toda la información de nuestra comunidad


Matrimonios (REMA)


PROGRAMA REMA (Renovación Matrimonial)

La palabra rema en griego significa palabra específica de Dios; su significado es distinto al de logos, que también significa palabra de Dios.

Todos hemos experimentado la sensación de que, al estar leyendo la Biblia (logos), de pronto la enseñanza de un versículo o de una frase es derramada en nuestra vida (rema): Dios mismo está pronunciando y hablando esas palabras al corazón. Somos entonces confrontados, corregidos, animados y sanados. Su mandato de cambio, de recibir fortaleza o de consuelo es hablado (derramado) en ese momento a nuestra mente y a nuestro corazón. Son palabras que dan la vida eterna a los que las aceptan y las conservan.

Creemos que Dios tiene una rema para el matrimonio en éste tiempo, una palabra específica de vida y transformación que comienza en Jesucristo y nuestro deber, como los camilleros (Lucas 5. 17-20), es traer aquellos que no pueden continuar, o que se les ha hecho muy difícil permanecer, o aquellos que han perdido el entusiasmo y la esperanza de vivir una relación de pareja comprometida, profunda y significativa, a los pies de Jesucristo. No para que sane sus matrimonios, sino para que sane sus vidas.

¿Qué es?

Comienza con un retiro para la pareja de dos días, sábado y domingo, sin pernoctar en el lugar del encuentro. La modalidad de la actividad es similar a los encuentros ALMA en cuanto a las temáticas que aborda, como también a la manera de entregarlo (ideas fuertes, conceptos, testimonios, texto bíblico, trabajo personal de los vivientes).

Pero el trabajo no solo se concentra en el fin de semana. Es imprescindible que las parejas que vivan el retiro, continúen en grupos pequeños desarrollando ocho a nueve temas relevantes para la convivencia matrimonial.

¿A quiénes podemos invitar a participar?

A aquellos que no pueden continuar juntos, o que se les ha hecho muy difícil permanecer juntos, o aquellos que han perdido el entusiasmo y la esperanza de vivir una relación de pareja comprometida, profunda y significativa, a aquellos que han caído en una rutina que los tiene adormecidos. A aquellos que anhelan un cambio profundo, pero que no tienen esperanza de vivirlo. Incluso, a aquellos que se ven muy bien, pero que podrían estar aún mejor.

¿Qué podemos hacer desde ya?

Orar, orar y orar, para que Dios nos guíe hacia aquellos que están listos para recibir (cosecha). Pero también, y como parte de la preparación de éste retiro, es necesario que nos comprometamos en algunos trabajos y servicios, para lo cual les compartimos las fechas de las reuniones de trabajo previas. En resumen, comprometerse a:

I. Orar por el equipo que va a servir.

II. Orar por aquellos que lo vivirán.

III. Comprometerse con el trabajo previo necesario de hacer, que se comunicará en las dos reuniones de trabajo que se realizan, a modo de capacitación y preparación del encuentro.